curiosidades/edificios y comercios desaparecidos/Propuestas/Rutas Callejeras

CAFÉ DE SÓLITO DE LA CALLE DEL PRÍNCIPE.

Vamos a conocer uno de los establecimientos más afamados del Madrid del XIX, el Café de Sólito, así llamado por el apellido de su creador, el repostero Antonio Sólito, especialista en quesitos helados y otras exquisiteces que ganó fama en Madrid en 1816 trabajando en el Café y Botillería del Príncipe, situado en la calle del mismo nombre.

En 1817, Sólito se trasladó al Café del Buen Suceso, en Alcalá, junto a la desaparecida iglesia de la Puerta del Sol, y ya en 1820, inauguraría su primer local, el Café del Buen Gusto, en esa misma calle, y en 1824 otro café en la calle del Príncipe, frente al Coliseo del Príncipe, futuro Teatro Español.

En los primeros treinta años del XIX, los cafés situados en los alrededores de la Plaza de Santa Ana, estaban muy de moda entre los escritores románticos; poetas, dramaturgos, actores, cronistas, frecuentaban El Parnasillo ( Café del Príncipe), pero cuando empezó a ser lugar habitual de políticos y militares, los escritores decidieron trasladarse a otro local menos alborotador: Zorrilla, Gil de Zárate, Larra, García Gutiérrez, empezaron a acudir al Café de Sólito, aunque omitían el acento esdrújulo como broma.

Era un lugar imprescindible para darse a conocer, hacer amigos, estar en el meollo de lo literario en Madrid, y todo ello, refrescándose con licores, sorbetes, agraz y café.

En 1836 se funda en el Café de Sólito, con 13 socios de toque aristocrático, entre ellos, Mariano Téllez de Girón, el primer Casino, que llegaría a llamar Casino de Madrid y que tendría su sede propia en la calle Alcalá 15 en 1910.

Entre las muchas anécdotas vividas en el Café, cuentan que en 1841, se produjo un lance entre dos individuos. Era el 23 de julio a las nueve y media de la noche, cuando el entonces, diputado y posterior Presidente del Consejo de Ministro, el héroe de la Primera Guerra Carlista, don Juan Prim, descargó dos fuertes garrotazos al periodista e historiador Modesto Lafuente, que huyo despavorido, dejando su sombrero y bastón en el suelo, como trofeo del vencedor. La causa de tal ataque, fue un articulo en la revista Fray Gerundio, donde Lafuente llamo a Prim, Pringue….

Hacia 1845, el Café de Sólito, desapareció debido al reclamado ensanche de la Plaza de Santa Ana. la estrecha manzana, nº 215, donde se ubicaba el café fue demolida, se agrandó y ajardinó la plaza hacia 1868.

Plaza, calle, teatro, cambiaron varias veces sus nombres, según avatares políticos, así fue llamada en 1860 Plaza de Príncipe Alfonso, entre 1868-1889 Plaza de Topete, otra vez del Príncipe Alfonso, y en 1931 ya definitivamente Plaza de Santa Ana. Lo mismo ocurrió con la calle del Príncipe, pasó a llamarse calle del Izquierdo tras la Gloriosa que destrono a Isabel II, Diecinueve años después recuperaría su antigua denominación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s