curiosidades/Propuestas

bodas reales

BODAS REALES.
boda real boda real 3.jpg  boda real 5
El 31 de mayo de 1906, en la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid, conocida por la mayoría de los madrileños como Los Jerónimos, a las 11.30 de la mañana, se celebro el enlace del rey Alfonso XIII con la princesa Victoria Eugenia Eva Julia de Battenberg. Los contrayentes se habían conocido casi por casualidad, durante un viaje del joven Rey a Inglaterra. Ese día la gente se arremolinó en las calles desde las seis de la mañana, tanto es así que la circulación de los tranvías tuvo que ser cortada. Se calcula que unas 40.000 personas llegaron a Madrid a través de las diferentes estaciones de la capital para asistir al enlace. El Ayuntamiento, calculando la gran cantidad de público que sin duda quería asistir al acontecimiento, instaló sillas a lo largo de los puntos que comprendían el trayecto que recorrería la comitiva regia, cuyo alquiler costaba una peseta. Igualmente ofrecieron en alquiler más de 300 balcones, con capacidad para seis personas cada uno, que alcanzaron un precio de hasta 2.000 pesetas, dependiendo de la proximidad con El Palacio Real, así como de su ubicación en el centro o a los lados del paseo de coches.
Concluida la ceremonia religiosa, los monarcas pusieron rumbo al Palacio Real. La comitiva nupcial se disponía a recorrer las calles de Madrid, bajo los aplausos de la multitud que se agolpaba para ver pasar a los recién casados, cuando sobre las dos y cuarto de la tarde, en la calle Mayor, a la altura del número 88, se escuchó una tremenda explosión.
El cochero de la carroza real cayó herido desde el pescante, así como uno de los caballos que tiraba de la carroza y varios soldados que escoltaban la misma. El Rey intentó cubrir con su cuerpo el de su esposa y, asombrado aún por lo sucedido, se asomó por una de las ventanillas gritando:”No es nada …, que nadie se asuste … ¡Estamos ilesos!”.
Lo cierto es que se salvaron de milagro, ya que los cristales de los faroles y las portezuelas del lado en el que viajaba la Reina quedaron pulverizados y los fragmentos cayeron sobre la falda de la recién casada. Los Reyes tenían las ropas desgarradas y el traje de la novia estaba con manchas de sangre.
VISITAS POR EL MADRID DE LOS BORBONES
información y contacto callejeartemadrid@gmail.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s